Almudena (Almu) Gómez-Seoane, University Teacher in Spanish, provides a blog entry on the multiple ways in which rain is described in Galicia.

Al llegar a Liverpool, hace más o menos dos años, me di cuenta de uno de los tópicos más comunes cuando se habla de España: el tiempo. A todo el mundo que le decía que era española reaccionaba sonriendo y haciendo comentarios sobre el clima maravilloso del país, sobre el sol, el calor y la casi total ausencia de lluvia y frío. Más sorprendidos se quedaban cuando les decía que NO, que yo no pertenecía a esa España calurosa y soleada sino a su parte más “lluviosa”: Galicia. Este aspecto tan característico de la comunidad gallega me acompaña, constantemente, en esta ciudad inglesa. La lluvia se convierte, casi cada día, en el recuerdo de mi tierra y me acerca más a ella.

La lluvia en Galicia no es igual que la lluvia en Liverpool, pero en mí, se conectan. Y es que la lluvia, la gallega, ha sido objeto de estudio y aunque parezca increíble, existen tesis doctorales sobre este fenómeno y la formación de palabras que la designan. En gallego, por curioso que parezca, existen 70 palabras para hablar de la lluvia: chuvisca, chuviscada, chuviñada, orballo, chuvascada, chuvasco, chuvieira, treboada, trebón, auganeve, sarabiada etc… Los gallegos y nuestras cosas, pero personalmente, no me sorprende en absoluto, teniendo en cuenta que nuestra lengua alberga una de las palabras más hermosas que existen y que solo el sentir gallego sabe expresar, les hablo, claro está, de la morriña.

This blog entry is one of  several written by the language staff of the University of Liverpool  to celebrate Multilingual Blogging DayRead the other blog entries in  Spanish, Catalan, Basque, German, French, Italian and Portuguese here.

Advertisements